Historia

BREVE HISTORIA DE HOUSE-HOTEL “VILLA SARACENA” EN COROICO

I. IDEA, UBICACIÓN Y DISEÑO DEL PROYECTO

La idea surgió durante un viaje familiar de campamento a Coroico a principios de la década de los 90. Después de acampar en la cancha de fútbol, la familia decidió pasear por los alrededores de Coroico, y encantada con su vegetación densa y flores tropicales, resolvió comprar una pequeña propiedad por el lugar Y fue así que la familia empezó la búsqueda de propiedades en venta en Coroico; se visitaron por lo menos unas 15 propiedades, antes de encontrar la que más gustó a todos en Pankarani (“florido” en Aymará) a 2.5 Kms de Coroico hacia Carmen Pampa. La propiedad se compró en 1993 y se la amplió posteriormente, adquiriendo un bosquecillo natural al lado de la propiedad. Los aspectos de la propiedad que más gustaron a la familia fueron la vista panorámica de los nevados andinos, las flores coloridas, la densa vegetación; incluyendo árboles frutales, su bosquecillo y el cafetal.

Después de comprar la propiedad, se decidió buscar un arquitecto para que diseñara una casa de campo sencilla; sin embargo, la familia tuvo que viajar al exterior por un año (estudios de postgrado del padre en Boston, EE.UU), y de retorno, con nuevas ideas, se desechó el diseño inicial y se comenzó con un proyecto más grande e innovador. Se repensó el diseño y se consideraron varios estilos de casas de campo, desde aquellos reflejados en revistas especializadas hasta estilos que se observaron en algunas casas de campo en las montañas de Samaipata, Santa Cruz. Cuando la familia tuvo una idea clara del tipo de casa de campo que quería, se buscó un arquitecto con experiencia en casas campestres rústicas. El arquitecto Diego Vargas Farjat cumplía con éste perfil y fue con quien se desarrolló y concretó el diseño final de la casa con un estilo colonial californiano, en el año 1996.

II. LA CONSTRUCCIÓN

A mediados de 1997 se comenzó la construcción después de conformar un buen equipo. Afortunadamente, se encontró un excelente constructor norteamericano experimentado, el señor Robert Cashen, casado con una señora coroiqueña, quien no sólo tenía experiencia en construcción en Coroico y conocimiento sobre los materiales nobles del lugar, sino también su capacidad para interpretar correctamente el diseño colonial americano de la casa (por ende tipo inglés).

La construcción de la casa tomó alrededor de un año (julio 1997 -julio 1998), con viajes bisemanales de supervisión (administración propia) por el camino antiguo; también, conocido como “Camino de la Muerte” realizados por el padre durante 30 ocasiones junto a su hijo del medio Jaime (12 años de edad en ese entonces), quien fue un copiloto tranquilo y con los nervios de acero durante todos los viajes. En un inicio, el miedo cundía en ambos viajeros que debían recorrer un camino tan angosto (3 mts de ancho) y peligroso (con varios precipicios de aproximadamente 800 mts de profundidad); sin embargo, poco a poco, el miedo fué desapareciendo, pero no así el respeto por un camino sinuoso bordeado de precipicios profundos. También, el menor de los hijos Sergio (11 años en ese entonces). acompañó en varias ocasiones en éstos viajes a Coroico, y finalmente, viajó toda la familia – incluyendo la mamá y la hija mayor Silvia (15 años en ese entonces) - en otras tantas veces. Por fortuna, no se tuvieron mayores percances; sólo un “encontrón” con una flota de bajada en una de las curvas cerradas, y dos reventones de llanta (una en plena lluvia).

Durante la construcción, se encontró la mayoría de los materiales de construcción en el lugar; especialmente, las maderas nativas “huasicuchu” y “quina quina” (maderas nobles y muy duras que no son afectadas por la termita) que se utilizaron para la gradas internas, la estructura del parrillero, las columnas del pórtico y otros; así como también mucha piedra para las “tacanas secas”. Sin embargo, se tuvo que llevar desde La Paz la teja, cerámica, piedra labrada y cortada tipo “Tarija” (para los baños y pórtico de la casa); juegos de baño; quincallería; pinturas y otros materiales. No fue fácil encontrar un buen “picapedrero” en el lugar, por lo que se tuvo que llevar uno desde La Paz para trocear y labrar unas 100 piedras grandes que se encontraron en el lugar y que se utilizaron para la construcción de muchas “tacanas secas” que se ven en la propiedad.

Cuando se terminó la construcción principal en 1998, la casa de campo constaba de 3 dormitorios en suites (con 3 baños, incluyendo el de visitas), cocina, living-comedor, despensa, arco de entrada, y cuarto de máquinas. Además, también incluía una piscina de 15 metros de largo por 6 de ancho y 1.8 de profundidad, una barbacoa con techo de jatata y una pequeña vivienda pequeña para el cuidador.

III. OBRAS COMPLEMENTARIAS Y AMPLIACIONES

Las obras complementarias (paisajismo, tacanas secas adicionales, pozo séptico, tanque de agua, el baño del camping, horno de barro y otros) se las realizó principalmente durante el segundo semestre de 1998. Al señor Jorge Dulón, ahora también comunario de Pankarani, se le encargó el trabajo de paisajismo de la propiedad, para lo cual se compraron más de 500 plantas diversas y variadas del lugar (buganvillas, palmeras, helechos gigantes, jazmines, bambú, arbustos ornamentales, hojas de salón de todo color, y muchas otras) y se complementó con otras de la propiedad y los alrededores. Las tacanas, y los más de 10 senderos empedrados incluido el perimetral, y varios dentro de la propiedad, fueron realizados por el señor Mario Mamani, cuidador y encargado de la propiedad. Asimismo, el cerco perimetral natural de la propiedad (de una hectárea y media) que resguardan la flora del lugar, también fue construido por el señor Mamani con una combinación de árboles (pinos traídos desde La Paz, seibos, “pedritos” (cucarda), nísperos, buganvillas).

Durante un año y medio (julio de 2015 - diciembre de 2016), se realizó una ampliación importante (se duplicó la capacidad de hospedaje de la casa de campo) con 2 cabañas adicionales – Fiori con 36 mts2 y Nonni con 30 mts2 - y una caseta para el cuidador con 25 mts2. Cada cabaña consta de un dormitorio amplio en suite, kitchenette y baño. Tanto el diseño como la supervisión de ésta obra estuvieron a cargo del Arq. Sergio A.Vizcarra Dáttoli, quien viajó varias veces a Coroico y dirigió el trabajo del Sr. Jorge Quispe, maestro constructor, contratado desde La Paz para la ejecución de las obras. También, se contó con la colaboración del Arq. Mario Camacho Valdivia, quien viajó desde Cochabamba para asesorar y complementar el trabajo de ésta ampliación.

IV. ORIGEN DEL NOMBRE “SARACENA”, AMOBLAMIENTO Y DECORACIÓN

Cuando se terminaba la etapa constructiva, la familia decidió poner un nombre a la casa campestre, y la bautizó como “Villa Pequeña Saracena” en honor al pueblo de origen de la familia Dáttoli - el abuelo materno (Nonno) de los hijos éra de allí. “Saracena” (se pronuncia Sarachena) es un pueblo montañoso. Cerca de Castrovillari, al sur de Italia, en la provincia Cosenza, región de Calabria, a una hora aproximadamente del mar Jónico, brazo del Mediterráneo.

La parte del amoblamiento y la decoración de la casa de campo, que resultó ser algo “ecléctico” y que se realizó durante los años 1999 y 2000 en la primera etapa, y el año 2017 en la ampliación. Se buscaron muebles, pantallas y adornos que se ajustaran al estilo de la casa y se trató de encontrar mueblería y también objetos de estilos diversos pero siempre antiguos y coloniales; por ejemplo, las sillas, los banquetes, el bar-repisa, campanillas del pórtico y otros adornos son de estilo colonial americano. Los muebles de los dormitorios son de tipo clásico Mobilia; las pantallas de fierro forjado (que pertenecieron a la familia Dáttoli) son de estilo colonial; y la mesa en cedro del comedor proveniente de Chuquisaca es de principios del siglo XX. Para dar a la casa un ambiente subtropical, se incluyeron muebles de mimbre; hamacas y cubrecamas de hilo camba. Los muebles en las cabañas Fiori y Nonni, son tipo “country” de pino avenjentado y también muebles Mobiilia.

Finalmente, se puso nombre a los varios senderos de la casa. La hija mayor Silvia, se encargó de diseñarlos, darles los nombres y pintarlos; existen más de 20 carteles con nombres muy creativos, como por ejemplo: “El Mirador Curioso”, “Ganado a la Barbacoa”, “Las Paltas Chinchosas”, “Plaza La Glorieta”, “Lindero Uchumachi”, “Camino Arácnido”, “Camino Olvidado”, “Camino No Sé Cómo Explicarlo”, “Camino Falso” y varios otros.

V. COMIENZO DE LA EMPRESA: CASA-HOTEL “VILLA SARACENA”

Después de un análisis de mercado, una etapa piloto de prueba, las fases de organización y marketing, se decidió poner en marcha la Casa-Hotel Villa Saracena, como una empresa unipersonal/familiar de hospedaje – la primera de éstas características en la región - que desde el año 2007 funciona bajo los registros correspondientes de FUNDAEMPRESA y la Licencia de Funcionamiento de la Alcaldía de Coroico.

Coroico, como el primer municipio turístico de Bolivia (Ley 2074), requiere de una oferta eco-turística atractiva, que ofrezca a sus huéspedes internos y externos una casa-hotel con las características únicas que ofrece “Villa Saracena”:

Una casa de campo única finamente amoblada, completamente equipada con ventanales amplios y terraza, que funciona como Aparthotel (los huéspedes traen sus víveres para preparar sus comidas). y está lista para ser ocupada por los huéspedes quienes tienen a su disposición: una casa campestre (10 pax=personas) con tres suites (dos matrimoniales, una master con sofá-cama doble, y otra con sofá-cama simple, ambas con terraza; y una triple con camas simples), cocina, living-comedor, chimenea, televisión plana (LED de 40 “) para DVD/MP3, calefón, refrigerador, cocina a gas, microondas, y electrodomésticos; la cabaña Fiori (4 Pax) con una suite matrimonial con sofá-cama doble, kitchenette, baño y terraza; y la cabaña Nonni (4 Pax) con una suite matrimonial con sofá-cama doble, cocina, baño y mirador; y camping (5 Pax) con baño y lavandería. Las áreas comunes de la casa-hotel incluyen una piscina natural (15 x 7 x 1.8 metros de profundidad), parrillero, horno de barro, y garaje para varios automóviles. Así mismo, la casa-hotel incluye menaje completo de cocina, ropa de cama, toallas personales, jaboncillos y limpieza diaria. Lo último, pero no lo menos importante, consta con su propio sistema de recojo y disposición basuras (orgánicos, no orgánicos, plásticos/vidrios y un pozo de compostaje) y su pozo séptico para el tratamiento de las aguas servidas.

También, ofrece 1.5 hectáreas de propiedad con una paradisíaca fauna y flora, una pequeña cascada natural, varios senderos para disfrutar de paseos y plantaciones de cítricos, plátanos, chirimoyas y café. La casa está enclavada en un pequeño bosquecillo natural, que permite hacer un baño forestal (Shinrin-yoku), lleno de vegetación subtropical con los variados sonidos de la naturaleza, siendo posible observar pájaros exóticos (Uchis, Huaracachis) y con una vista espectacular de los nevados andinos (Huayna Potosí, Chacaltaya, Mururata).

La empresa cuenta con un sistema de reservas on line y también, a través de agencias internacionales de turismo. Las reservas se las confirma con el pago del 50% del costo de la estadía y se las confirma de acuerdo al orden de los depósitos. La empresa tiene ofertas especiales descritas en la pestaña correspondiente de la página web: www.villasaracena.com.

VI. MISION Y VISION DE LA CASA-HOTEL VILLA SARACENA

MISIÓN: SOMOS UN EQUIPO INNOVADOR Y CREATIVO QUE OFRECE A NUESTROS HUÉSPEDES UNA CASA DE CAMPO ÚNICA CON AMBIENTES DE HOSPEDAJE ACOGEDORES Y CÓMODOS Y UN SERVICIO DE ALTA CALIDAD; AMBOS PERMITEN A LOS VIAJEROS SENTIRSE COMO EN CASA EN UN PEDAZO DEL PARAÍSO YUNGUEÑO.

VISIÓN: QUEREMOS SER RECONOCIDOS COMO UNA CASA–HOTEL ECO-TURÍSTICA - ÚNICA EN SU ESTILO - QUE OFRECE SERVICIOS Y AMBIENTES DE HOSPEDAJE DE EXCELENCIA, Y DE ESTA MANERA, SATISFACER LOS REQUERIMIENTOS EXIGENTES DE LOS VIAJEROS Y CONVERTIRNOS EN UN LUGAR DE VACACIONES IDEAL Y DE VANGUARDIA PARA AQUELLOS QUE AMAN Y CONSERVAN LA NATURALEZA.


Reportajes de Prensa